lunes, 3 de febrero de 2014

VIDA






…y el problema ahora es buscar paños limpios en esta casa infecta y frenar la hemorragia y no pensar en cómo he terminado así y vestirme sin manchar nada y poder salir a las calles de este barrio de mierda y encontrar un taxi y no manchar la tapicería y pedir al conductor que corra cuanto pueda y esperar que él se haga cargo de la situación pero que no me eche de su coche y que diga que sí y que no entremos en ningún atasco y que toda esta sangre se atasque y que no se me vaya la cabeza como se me está yendo y que este hombre sea un buen hombre y que me ayude a bajar cuando lleguemos a urgencias y que me perdone que no le pague y que comprenda que me han robado todo y que no me deje sola y que sepa explicar lo que me ocurre si yo no sé explicarlo y que nadie me critique cuando miren entre los paños y que no lo hagan delante de toda la gente y que no me echen la bronca y que no comprueben mi edad y que no llamen a mis padres y que mis padres no sufran esta vergüenza que siento y que me ayuden a subir a la camilla y que me lleven corriendo al quirófano y que me curen lo que me han hecho y que el médico me sonría y me coja la mano y me diga que no me va a pasar nada y que me pongan una mascarilla de esas de las películas y que se borre todo este dolor y que se pare toda esta sangre y que vuelva la vieja y que me diga que todo es normal y que me tranquilice y me ayude a vestirme y me devuelva mi bolso para poder coger un taxi y que traiga de una puta vez unos paños limpios o unas compresas o lo que sea para parar esta sangre y este frío y este temblor que no cesa y esta asfixia imparable que me llega que me tumba que me hiela… 

ME SIGUEN EN Google+

Seguidores